jueves, 30 de julio de 2015

Lactancia Materna


Antes de tener a mi hijo no había dado importancia a la lactancia materna ni tenia alguna opinión al respecto. Desde el primer encuentro con él después de su nacimiento, intenté darle de mamar, al principio fue muy doloroso, sobre todo cada vez que el comenzaba a mamar, luego iba pasando el dolor y eso se prolongó por quince días. Recuerdo que mi mamá me vio tan adolorida que me sugirió amamantarlo por lo menos 15 días, pensaba que iba a tirar la toalla, nada más alejado de la realidad... No voy a decir que sea fácil, sobre todo en las noches cuando el cansancio te vence y deseas que termine pronto, cuando no puedes ni abrir los ojos. Recuerdo que cuando más dolía, pensaba que solo era capaz de hacerlo por él, que ya era todo para mí.  Los pezones se rompen y por increíble que parezca, es la misma saliva del bebé lo que los sana. Se me infecto un conducto mamario y la leche se endureció la primera semana, pero con tratamiento mejoré rápidamente. A los 15 días cesaron los dolores y comencé a disfrutar realmente amamantar a mi bebe.

viernes, 10 de julio de 2015

Las panquecas

Las panquecas o panqueques como también son llamados en algunas zonas, son muy famosas en Maracaibo, pueden servirse como desayuno o cena, para los que acostumbran cenar liviano, que aunque es una costumbre muy generalizada en mi país, no lo es en otros lugares. Este plato es muy rico en nutrientes y su sabor es exquisito, también forma parte de mis recuerdos infantiles, mi mamá las acompañaba con leche condensada y mi abuela nos las daba con miel, con mucha mantequilla y queso. Está de más decir que mi hijo las ama y suele pedirlas más que todo en la cena que es cuando hay más tiempo para complacerlo y darle todas las que se quiera comer.  Ok, sin más preámbulo, aquí va la receta…


La Primera Comunión

Mi hijo tomando su Primera Comunión

Este año ha girado por muchos meses en torno a la primera comunión de mi hijo, quien estudia en un colegio católico (Colegio Nuestra Señora de Chiquinquira, Hermanos Maristas), así que el evento fue organizado por el colegio. Su primera comunión me trajo recuerdos felices y desempolvé viejas fotos de su bautizo, su primer sacramento. La celebración de su primera comunión suma dos sacramentos mas en su vida de cristiano: la confesión y la eucaristíaPude ver como Luis Mario la vivió de una forma tan mística, tan solemne, es muy de él esa actitud, me llena de orgullo con cuanta seriedad asume estos momentos tan importantes a tan corta edad.


No fue fácil conseguir que mi hijo fuera parte de este colegio, pero deseaba que cursara sus estudios en un colegio excelente y finalmente lo logramos. La congregación de los Hermanos Maristas de la Enseñanza (F.M.S.) es una congregación religiosa católica que forma parte de la Familia Marista, fue fundada en La Valla-en-Gier (Francia) en 1817 por Marcelino Champagnat, sacerdote que fue canonizado el 18 de Abril de 1999 por Juan Pablo II. La hermandad Marista esta dirigida por un superior general que debe velar por las obras maristas repartidas por el mundo. Aparte de la excelencia y calidad de la educación impartida en este colegio, y su importante trayectoria, hay algo que quisiera acotar y que creo es un dato muy bonito: El símbolo de las tres violetas que todos los maristas en el mundo conocen, y uno de los más queridos. Las violetas son pequeñas flores que tienen una fuerte vitalidad, permanecen ocultas en medio del follaje, pero su olor no pasa desapercibido para nadie, representan las virtudes marianas (HUMILDAD, SENCILLEZ, MODESTIA) con las que el Padre Champagnat quería impregnar a todos aquellos que recibieran sus enseñanzas. Son la síntesis del carisma marista y signo de compromiso con la causa de Marcelino. Estos son los valores que los hermanos maristas inculcan a los jóvenes a los que enseñan. Espero que mi hijo pueda cultivar esas virtudes a lo largo de su vida y que pueda yo orientarle para que así sea.


Después de meses de preparación, el vestido, la torta, los recuerdos, los invitados, la comida, el salón de fiesta, el presupuesto, etc.; finalmente llego el día tan esperado y estaba ahí en una iglesia llena de gente, adornada con flores, niños y niñas todos vestidos iguales, y mi hijo uno de ellos. Fue una misa muy emotiva que nos convidaba a la oración profunda, a hacer un recorrido por nuestras vivencias, pasando por nuestras mezquindades y enfrentándonos a esos seres miserables que suelen vivir en lo profundo de nuestras existencias, y di gracias a Dios por tantas bendiciones, por estar ahí acompañando a mi hijo en ese día tan importante para él, no pude contener las lágrimas de emoción, como podrán imaginar... 
Llore casi toda la misa, alguien me puso la mano en el hombro y dijo algo de que comenzaba su camino de cristiano y que había que estar feliz o algo así; no puedo explicar el motivo de las lagrimas, supongo que eran lagrimas de felicidad y de gozo. Todas las preocupaciones de los preparativos perdieron importancia, el lugar se lleno de un no se que, el espíritu santo o como se quiera llamar, lo cierto es que me sentí muy llena de Dios, fue como si Dios tocara mi corazón y el de muchas otras personas que estaban allí en ese momento. No recuerdo haber sentido algo semejante cuando hice mi primera comunión, cada experiencia es diferente supongo, sin embargo vinieron a mi memoria los recuerdos de ese día ya lejano, pero igualmente especial para mi.  

En el Colegio junto a la estatua de su fundador... Marcelino Champagnat

Tu hijo ya hizo la Primera Comunión? Cuéntanos tu historia...